5a53c410b4050

Muere el maestro Rodrigo Silva, del dueto Silva y Villalba

El hombre empieza a morir el día que nace y a valer el día que muere. Aquí yacen los huesos de un hombre y los restos de una Leer Mas »

5a2b083139614

Cuarenta años sin la emblemática música de Garzón y Collazos

El niño se acercó al maestro Alberto Castilla, cuando este lo llamó. Siempre se escondía con sus compañeritos de juego, cada vez que veía al director del Conservatorio Leer Mas »

5a27627120e31

Unesco pide proteger cantos de los llanos de Colombia y Venezuela

En una decisión tomada este martes, el Comité Intergubernamental de la Unesco para la Salvaguardia del Cultural Inmaterial, reunido en Corea del Sur, incluyó los Cantos de trabajo Leer Mas »

5a1f3fe0a4a32

Vestido con sus mejores galas, el vallenato ingresa al diccionario

Ataviado con su pantalón blanco y camisa de cretona del mismo color, con un pañuelo raboegallo anudado al cuello y, por encima de todo, con un sombrero bien Leer Mas »

silva-30

Murió Jaime Llano González

El interprete antioqueño Jaime Llano González, gran difusor de la música colombiana a través del órgano eléctrico, murió esta mañana, según reportó su familia.En 2012 el maestro Llano Leer Mas »

598faa01df593

Édmar Castañeda, el músico que reinventó el arpa

Cuando interpreta su arpa, el bogotano Édmar Castañeda logra transmitir con la mano izquierda los sonidos graves de un bajo y con la derecha, los brillantes de un Leer Mas »

tabala_1 (1)

Los reyes del son palenquero

Después de escuchar el ensayo en la casa de Rafael Cassiani en el Palenque de San Basilio, el 15 de julio, un día antes de la celebración de Leer Mas »

Muere el maestro Rodrigo Silva, del dueto Silva y Villalba

5a53c410b4050

El hombre empieza a morir el día que nace y a valer el día que muere. Aquí yacen los huesos de un hombre y los restos de una historia. Rodrigo Silva Ramos dice ser precavido al guardar en una libreta de la mesita de noche el epitafio que quiere para él. Esta premisa casi se cumple en el 2004, cuando José Antonio Hakim le practicó una cirugía en la boca que duró 23 horas, la más larga de las ocho que le han hecho desde 1999, por un terrible mal. En el 2000, este juglar de la música colombiana sufrió otra tragedia: su hija María Carolina partió a la eternidad con apenas 5 años. Y así por el estilo: muertes del cuerpo y del alma, funerales del amor no correspondido, pérdidas económicas, duelos. Y, las más lacerantes, las de la ingratitud.

Cuarenta años sin la emblemática música de Garzón y Collazos

5a2b083139614

El niño se acercó al maestro Alberto Castilla, cuando este lo llamó. Siempre se escondía con sus compañeritos de juego, cada vez que veía al director del Conservatorio del Tolima. Con apenas 12 años, Darío Garzón se encaramaba en un cajón de madera, para dirigir a su grupo, mientras le sacaba melodías a una peinilla cubierta con una hoja de naranjo, que los demás músicos también utilizaban, soplando para conseguir un sonido similar al de una dulzaina. Simulaban ser una orquesta. El maestro le preguntó al niño si quería estudiar en el Conservatorio y él le respondió que no tenía cómo pagar la matrícula, ya que su papá no estaba de acuerdo con su inclinación musical. El maestro Castilla pagó la matrícula de 1,50 pesos, y lo vinculó al claustro, así cambió totalmente el rumbo de su vida y dio inicio a su exitosa carrera musical.

Unesco pide proteger cantos de los llanos de Colombia y Venezuela

5a27627120e31

En una decisión tomada este martes, el Comité Intergubernamental de la Unesco para la Salvaguardia del Cultural Inmaterial, reunido en Corea del Sur, incluyó los Cantos de trabajo de los llanos de Colombia y Venezuela en el Plan Especial de Salvaguardia Urgente. Se trata de un conjunto de expresiones inmateriales que hacen parte del mundo cultural de la Orinoquía colombo-venezolana y que está relacionado con las actividades tradicionales de la ganadería.

Vestido con sus mejores galas, el vallenato ingresa al diccionario

5a1f3fe0a4a32

Ataviado con su pantalón blanco y camisa de cretona del mismo color, con un pañuelo raboegallo anudado al cuello y, por encima de todo, con un sombrero bien alón, similar al que lucía Compae Chipuco en la plaza de Valledupar, el vallenato va desfilando con aire garboso hacia los altos estrados donde se congrega la Real Academia Española, que lo acaba de acoger en su regazo, ese cálido lugar donde viven las palabras de legítima familia. Porque a partir de ahora ‘vallenato’ aparecerá como nuevo vocablo en el diccionario oficial de la lengua castellana.