Alarmante, el mundo se esta quedando sin agua

5ee94b314493a

La lucha contra la desertificación y la sequía, cuyo día mundial se celebra este 17 de junio, busca combatir la pérdida de biodiversidad, el cambio de usos de la tierra, el calentamiento global y la falta de agua, en un momento en el que una pandemia ha paralizado el planeta. Recordamos algunas fuentes hídricas del mundo que se han secado a causa del calentamiento global. 

Río Mekong

Es considerado el río más importante del Sudeste Asiático. Durante años se ha advertido de una crisis medioambiental inminente en este río de 4.345 kilómetros que atraviesa seis países. El Mekong no ha podido resistir la persistente embestida de la construcción de presas, la sobrepesca y la extracción de arena. La sequía es cada vez más fuerte en la región y los niveles de agua del Mekong están en su mínimo.

En algunas zonas el agua ha adquirido un color verdoso y se ve la presencia de algas. De acuerdo con un artículo publicado por ‘National Geographic España’, los peces están tan demacrados que solo pueden ser alimento para otros peces. «Donde mires hay indicadores de que este río, que ha proveído a tantos durante tanto tiempo, está al límite», explica Zeb Hogan, ictiólogo de la Universidad de Nevada y explorador de la citada revista.

Río Ganges

Es considerado uno de los ríos sagrados de la India por sus rituales religiosos. Con 1,6 kilómetros de ancho, se desplaza al este y al sudeste hacia la tórrida bahía de Bengala desde su origen en el glaciar del Himalaya llamado Gangotri. «Nunca he visto que el río transporte tan poca agua”, dijo Gauri Pandey, un zapatero devoto que participa en un ritual en el río desde hace 45 años, al medio Alemán ‘Deutsche Welle’. «El nivel del agua estaba por debajo de la cintura. Algunos dicen que, si esta tendencia continúa, hay posibilidades de que el Ganges se seque en los próximos 30 años”, agregó. De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza, este río, con 2.520 kilómetro de largo, está entre la lista de los más amenazados del mundo.

Ciudad del Cabo

La capital de Sudáfrica, con una población de casi 4 millones de personas, tiene una grave escasez de agua potable. En la presa de Theewaterskloof solo se ven rocas y árboles secos a pesar de que debería ser el mayor embalse de la región. Según un artículo de ‘National Geographic’ publicado en 2018, los embalses de esta ciudad están por debajo del 26 por ciento de su capacidad. El racionamiento de agua en este lugar es obligatorio. 

Ciudad del Cabo

Este lago es el más grande de Bolivia después del Titicaca. Es un cuerpo de agua salada, ubicado en un altiplano en el departamento de Oruro (que colinda con Chile). Tenía una extensión de 2.337 kilómetros cuadrados. Ahora quedó reducido a tres humedales de menos de un kilómetro cuadrado y 30 centímetros de profundidad, según un artículo de la ‘BBC’. Esta situación de sequía ha causado un fuerte impacto ecológico, económico y social. Además, una gran variedad de plantas y animales desaparecieron, según expertos.

Río Colorado

Siete estados de Estados Unidos dependen del caudal de este río. De acuerdo con ‘National Geographic’, redujo un 20 por ciento su caudal en un siglo. Según la revista ‘Science’, esto se debe, en gran parte, al calentamiento global. Otro de los factores que determina el caudal son las precipitaciones. Esta fuente hídrica se extiende a lo largo de 2.330 kilómetros que a su vez proporcionan agua a casi 40 millones de ciudadanos estadounidenses. Al final de su recorrido, en el Golfo de California, el río está seco.

Río Eufrates 

Con 2.780 kilómetros de largo, es un importante río de Asia Occidental. Atraviesa los territorios de Turquía, Siria e Irak. La sequía viene agobiando a esta fuente desde hace más de 10 años. El gran daño se debe, sobre todo, al mal uso que le han dado los pobladores de Irak que recurren a él constantemente. La situación ha empobrecido a los pescadores, quienes han tenido que ir en busca de trabajo a las grandes ciudades. 

Tomada del Tiempo.com