La Media Torta de Bogotá, territorio de diversidad, cumple 80 años

59696d69a0a27

La caja de música, radio y cultura popular más antigua de la ciudad, la Media Torta, cumple 80 años y lo celebrará con su público fiel: la familia que ha subido la calle empinada, año tras año, para sentarse en sus graderías de cemento. Ir allá era el plan de domingo. Recuerdo cuando mi padre nos traía a escuchar rancheras mientras sacábamos gallina de la olla de mamá. Nunca imaginé que sería su presentador”, dice Eduardo Corredor, anfitrión entre 1982 y 2016.

Junto a él está Carol Aza, la coordinadora del escenario, que ahora hace parte de los equipamientos del Instituto Distrital de las Artes (Idartes). “Habrá dos grandes fiestas el 11 de agosto y el 9 de septiembre para compartir con la nueva juventud, la familia y los personajes que han construido esta tradición”, agrega. El concierto de agosto será para la generación rockera de las últimas décadas. Los artistas confirmados son 1280 Almas, Alerta Kamarada, Burning Caravan y Pirañas. El artista central, una de las bandas bogotanas más tradicionales, será anunciado el 6 de agosto. Pero antes del rock, hubo música clásica, ritmos tradicionales, radio, radioteatro y muchas historias de ciudad.

Un regalo de Inglaterra

A finales de los años 30, los cerros orientales se transformaban. Se levantaban barrios obreros y se pensaba en los equipamientos urbanos. Jorge Eliécer Gaitán, en ese momento alcalde de Bogotá, definió el proyecto urbano Paseo de Bolívar sobre el que, en 1938, se haría la Media Torta. En mayo, la ciudad compró los terrenos de la finca de Jesús Perilla, la colonia inglesa puso 10.000 pesos y en tres meses se construyeron escenario y graderías. El 13 de agosto, con champaña y danzas, la alta sociedad y representantes del Gobierno inauguraron la Media Torta: era uno de los obsequios para Bogotá en sus 400 años.

Según un recuento histórico del Centro de Investigaciones de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de los Andes, consignado en el libro Crónica del teatro al aire libre la Media Torta, la idea inicial fue llevar la alta cultura a las clases obreras y campesinas. Por eso, los primeros artistas fueron pianistas, directores de orquesta, bailarines y sopranos. En los 50 y los 60, el panorama cambió. La programación se convirtió en un desfile de artistas nacionales e internacionales. Las familias venían con olla, gallina y cometas a disfrutar del espectáculo de cada domingo. La gradería se llenaba hasta el tope. Los más osados se trepaban a los árboles.

Días de radio

El resto de la ciudad, tenía a la Media Torta en su casa, a través de la radio: desde 1947, Radio Continental transmitía los eventos en directo. Este lugar se identifica con la radio porque esta es para el pueblo. Y la Media Torta es para el pueblo “Este lugar se identifica con la radio porque esta es para el pueblo. Y la Media Torta es para el pueblo”, aseguró en el libro Crónicas, César Augusto Duque, una de las grandes voces de este medio.

Además de la franja musical, se hizo radioteatro. “Queremos recuperar eso. El año pasado hicimos una producción de radio teatro con A la diestra de Dios Padre una obra de Tomás Carrasquilla. Eduardo Corredor y otras famosas voces de la radio participaron, la gente estaba fascinada”, apunta Carol Aza.
Y, retomando, el show creció a partir de los años 70. Con los decretos 0974 de 1969 y 0966 de 1979, se obligó a los artistas extranjeros que vinieran a Bogotá hacer una presentación gratuita en la Media Torta. Se armó la fiesta: Celia Cruz vino con su salsa cubana, Raphael llevó su voz hasta las montañas y vino México con Pedro Vargas y José Alfredo Jiménez. Por allí también pasaron Mercedes Sosa, Julio Iglesias y Piero. Sin olvidar a figuras nacionales como Billy Pontoni y las Hermanitas Calle.

Sin embargo, el escenario original se demolió a principios de los 80, según el arquitecto Alberto Saldarriaga, quien dirigió su renovación. “Hicimos un edificio que tuviera como fondo la ciudad. Ampliamos la gradería e hicimos un trabajo de iluminación”, explica. La nueva Media Torta se estrenó el 20 de febrero de 1982 y, de nuevo, tiraron la casa por la ventana: invitaron al elenco del Chavo del Ocho y el escenario estuvo a reventar.

La dama de la Media Torta y otros personajes

“El aforo autorizado es de 3.500 personas, pero acá caben hasta 7.000”, cuenta Eduardo Corredor. Entre todos los rostros, recuerda uno en especial. “Sildana Tarquino fue la asistente fiel. Sobre la programación y en unos cuadernos, reseñaba todo lo que yo decía y lo que ella recordaba”, agrega. Doña Sildana ya falleció, pero sus cuadernos fueron adquiridos por lo que fue el Instituto Distrital de Cultura y Turismo.

En los años 80 y 90 el público se diversificó, entró a la escena el rock, el hip-hop y otros géneros urbanos. En la Media Torta, se hicieron las primeras ediciones de Rock al Parque. En 1997, el legendario Elkin Ramírez y su banda Kraken trajeron otro público: jóvenes de botas y chaquetas de cuero, hubo pogos, pero la esencia no se olvida. Según Carol Aza y Eduardo Corredor, en este escenario hay espacio para todos: aún llegan las familias con su olla a buscar música popular. El escenario que hoy conocemos fue construido a principios de los 80. El rock, el ‘hip-hop’ y la música popular de Colombia conviven aquí. Gorge Sosa, hombre de radio, no pudo describirlo mejor en las Crónicas “La Media Torta es el gesto de la gente, es la pareja que se recuesta sobre las piernas del compañero, es la fritanga y la familia”. La Media Torta es el eco de folclor, rock y aplausos. Es olor de gallina de los barrios.

ANA PUENTES
ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA DE EL TIEMPO