Rio Cauca sufre por hidroituango

5c5c9096aeeda

De forma gradual, este viernes 8 de febrero, empezará a bajar agua por el vertedero de Hidroituango hacia el río Cauca, el cual está en una emergencia por la sequía que vive desde el cierre de la compuerta 1 de casa de máquinas, que se hizo el pasado 5 de febrero. Pero mientras ese alivio para el caudal del Cauca llega, en los dos primeros días del cierre de la compuerta la mortandad de peces supera los 40.000 registros. “Por lo menos encontramos agua y las canoas están subiendo por lugares que no pensábamos que lo harían. Eso es bueno”, dice María* mientras observaba a un grupo de la Defensa Civil montarse a una embarcación para surcar el bajísimo río Cauca.

Es bióloga marina y no desconoce la afectación ambiental que ocasionó el cierre de la compuerta 1 en Hidroituango y que por tres días tendrá al río Cauca con el nivel más bajo que se haya registrado. De hecho, según EPM, han muerto desde dicho cierre más de 40.000 peces tan solo en los dos primeros días. De otro lado, resaltó que con las cuadrillas de rescate se han logrado salvar a 145.000 peces que han sido reubicados.

Ana Milena Zuluaga, quien lidera el equipo de gestión social del proyecto hidroeléctrico Ituango, resaltó el trabajo que se hace en 14 puntos priorizados desde Puerto Valdivia hasta Nechí.
“Estamos en el tramo 2 (desde Sevilla hasta Tarazá) donde contamos con unas comisiones de rescate conformadas por biólogos, ingenieros ambientales y sanitarios que son apoyados por 75 pescadores de Puerto Valdivia y sectores cercanos”, informó Zuluaga.

María agregó que se rescatarán la mayoría de especies migradoras tales como dorada, bocachico, picuda, bagre sapo y bagre rayado. Los expertos añadieron que en estas aguas se pueden encontrar sardinas, viejitos, mayupas, mojarras, corronchos y arencas.  “En su mayoría, las especies halladas han sido sardinas adultas y bagre sapo pero de mediano corte. En este momento no hemos visto más de cinco peces de una especie y creemos que la peor parte ya pasó”, dijo la experta. 

Otra de las labores que se están llevando a cabo en Puerto Valdivia es el rescate de especies nativas que son trasladadas a piscícolas para montar un banco genético. Germán Castañeda, zootecnista máster en acuicultura, expresó que desde una empresa privada contrataron a pescadores para realizar esta tarea.

“No solo les ayudamos para que no se afecte tanto su situación económica sino que también los educamos en aspectos de cuidado de animales”, explicó el experto. Agregó que se están enfocando en los peces con importancia económica para los pescadores para tener en dos o tres años un importante banco genético para que se reproduzcan para repoblar este tipo de cuencas.

“Por el bajo caudal ha sido difícil la captura. Hemos cogido, capaces, arencas, bocachicos y unas cuchas. Este proyecto lo patrocina la piscícola Santa Cruz y dura aproximadamente seis meses”, contó Castañeda. Para él, es vital que se mantengan este tipo de trabajos de rescate íctico para preservar el ecosistema una vez el cauce vuelva a su nivel normal. Por su parte, Ana Milena Joya, gerente ambiental y social de EPM, aclaró que el Cauca no está seco y que hay más de 1.000 personas trabajando para mitigar los impactos ambientales tras la maniobra del cierre de compuertas de Hidroituango. 

“Las ciénagas no están desconectadas y las más importantes las organizamos con unos trabajos especiales para proteger su ecosistema. Si bien es cierto que han muerto 34.000 peces, estos en su mayoría tienen portes menores de 10 centímetros”, puntualizó Joya. Vertedero se usaría desde el viernes.

El agua empezará a verter por la estructura, habilitada desde hace meses, debido a que el embalse está a unos tres metros de alcanzar la cota 401 sobre el nivel del mar, la requerida para surtir este proceso. 

“El embalse ha venido subiendo en más de un metro por día, con lo cual se estima que para la mañana del viernes ya se inicie la primera etapa del vertimiento al río y seguirá subiendo en forma paulatina. Hacia el próximo domingo en la noche se espera un vertimiento de 450 metros cúbicos por segundo, que corresponde al caudal ecológico establecido por las autoridades y consignado en la licencia ambiental del proyecto”, indicó Jorge Londoño de la Cuesta, gerente de EPM.

Esta situación es posible también debido a los aportes de agua que hizo la represa Salvajina, ubicada en el municipio del Cauca. Asimismo, para atender las afectaciones al medioambiente en las ciénagas del Bajo Cauca y La Mojana, EPM aumentó con anticipación las reservas en los embalses de Porce II y Porce III, de su propiedad, para la descarga de agua al río Porce, que desemboca en el río Nechí y este último al Cauca. 

Así, a la altura de la desembocadura del Nechí, el caudal del Cauca podrá alcanzar cerca de 660 metros cúbicos por segundo. Las comunidades aguas abajo siguen sufriendo los efectos de la sequía, tras el cierre de la compuerta 1 de casa de máquinas. Mientras tanto, en las comunidades aguas abajo sigue el drama de la sequía. 

La empresa dispuso de 21 carrotanques y bidones para atender el suministro de agua segura en caso de que se requiera. Hasta el momento se han distribuido 269 metros cúbicos de agua, que benefician a una población de 71.466 habitantes, aproximadamente.

Tomada del Tiempo.com